¿Por qué elegirnos?

¿Por qué elegirnos?

¿Por qué elegirnos?

¿Por qué elegirnos?. En nuestra clínica, ubicada en Santiago de Chile, contamos con un equipo de prestigiosos odontólogos, altamente capacitados para llevar adelante todo tipo de tratamientos, tales como extracciones, blanqueamiento dental, implantes y brackets, entre otros.

Esto es posible porque tenemos un equipo de profesionales con profundos conocimientos sobre cada una de las ramas de esta ciencia de la salud, egresados de destacadas instituciones académicas del país y con amplia trayectoria.

En suma, ten por seguro que con el trabajo de nuestros odontólogos vas a gozar de una óptima salud bucodental, tan importante para evitar la proliferación de enfermedades e infecciones y lucir una dentadura impecable.

Nuestros servicios

En la clínica ofrecemos un servicio completo, que contempla todos los tratamientos odontológicos más importantes para que tengas una buena salud bucodental.

Estos son los procedimientos que llevamos a cabo:

Exámenes dentales y limpieza rayos -X

Los exámenes dentales son procedimientos necesarios para detectar áreas en la boca que precisen de un tratamiento. Muchas veces, sentimos molestias o dolores, por lo que es más sencillo indicarle al dentista dónde está el problema.

Pero en otras ocasiones, detectar los inconvenientes es más complejo, razón por la cual hacer chequeos de rutina es indispensable para prevenir futuras infecciones.

Por su parte, la limpieza de rayos X es parte de la higiene oral e involucra la remoción de la placa dental de los dientes con el objetivo de prevenir cavidades, gingivitis y enfermedades periodontales. Esta sesión bucal incluye ultrasonidos, fluorización, pulido, revisión, diagnóstico y una radiografía.

Odontopediatría

La odontopediatría es la rama de la odontología encargada de tratar a los niños. Es primordial que concurran al dentista desde que son pequeños, ya que pueden aparecer problemas durante la erupción de los dientes de leche.

En este sentido, los expertos recomiendan que la primera visita a un odontopediatra se lleve a cabo en torno al primer año de vida, puesto que el consumo de papilla, el uso del biberón y la complicación para lavar su boca a tan temprana edad puede repercutir en su salud.

Es importante que los niños visiten regularmente al dentista, especialmente cuando se empiezan a caer los dientes de leche, puesto que pueden aparecer diversos problemas que hay que solucionar rápidamente para evitar que estos inconvenientes se agraven en la adultez.

Nuestros odontopediatras están más que capacitados para hacerse cargo de la salud bucal de tus hijos porque tienen profundos conocimientos sobre esta rama de la odontología y gran experiencia en el trato con los más pequeños.

Este último punto es, sin duda, fundamental porque, muchas veces, los niños tienen miedo de ir al dentista y se comportan muy mal. Pues bien, los profesionales de la clínica generan un ambiente acogedor, ideal para que los chicos se relajen y puedan ser revisados sin ningún inconveniente.

Periodoncia

La periodoncia es la rama de la odontología que trata las enfermedades de las encías y el hueso que sostiene los dientes. La no eliminación del sarro es la principal razón para la proliferación de placas de bacterias que pueden acumularse por debajo de la encía.

Esta situación produce una infección que se conoce como gingivitis, que si no se trata a tiempo puede empeorar, convirtiéndose en periodontitis, enfermedad que es muy grave porque destruye los huesos de la dentadura.

En la mayoría de los casos, la gingivitis es difícil de detectar al principio porque no presenta síntomas ni dolores. A medida que avanza, la hinchazón y enrojecimiento, y en ocasiones el sangrado, son los signos más comunes de que algo no anda bien.

El tratamiento va a depender de la fase en que se detecte la enfermedad, razón por la cual es clave hacer chequeos regulares con un odontólogo de confianza. Si la infección está poco avanzada, es posible que una profunda limpieza y un tratamiento farmacológico sean más que suficientes.

Pero si la gingivitis lleva tiempo haciendo estragos, es factible que se tenga que hacer una cirugía para llevar adelante una higiene mucho más profunda y constatar el estado de los huesos y la base de la dentadura.

Endodoncia

La endodoncia es un tratamiento que se ocupa de todas las enfermedades que aparecen en la pulpa dental, el tejido en donde se encuentran los nervios.  El objetivo es limpiar la pieza por dentro para poder rellenarlo de un material inerte.

Es un procedimiento que se lleva a cabo bajo anestesia local, razón por la cual no resulta doloroso para el paciente. De todas maneras, es preciso destacar que, durante los primeros días, puede haber molestias al momento al momento de masticar.

La endodoncia es un tratamiento que hay que realizar cuando se presentan caries extendidas o una fractura en alguna de las piezas, situaciones que provocan inflamación o directamente la muerte de la pulpa dental.

El procedimiento tiene como objetivo recuperar el diente para evitar que haya que extraerlo. Además, si la persona no hace nada al respecto, pueden proliferar diversas infecciones, tales como celulitis facial o angina de Ludwig.

Lo que hacen nuestros profesionales es extraer el nervio afectado, limpiar el conducto de raíz y sellarlo con un material termoplástico.

Luego de la intervención, el paciente puede sentir dolor o inflamación durante los primeros días, para lo cual se recetan medicamentos antiinflamatorios. También es necesario hacer radiografías para observar la precisión del procedimiento.

En nuestra clínica contamos con odontólogos especializados en endodoncia, con gran experiencia en este tipo de tratamientos, razón por la cual no tienes nada de qué preocuparte.

Extracciones

Son varios los motivos por los que un odontólogo puede recomendar la extracción de una o varias piezas dentales de su paciente. Una erosión severa, un daño irreparable a causa de un golpe o una infección grave son algunas de las razones que llevan al profesional a recomendar que lo mejor es quitar la pieza.

Es preciso señalar que, mantener el diente en cualquiera de estos casos, es sumamente peligroso para la salud porque puede esparcirse y ocasionar infecciones graves en la boca.

Hay dos tipos de extracciones: simple y quirúrgica. En ambos, el dentista va a adormecer la zona con anestesia para que el procedimiento no le cause dolor al paciente.

La extirpación simple se lleva a cabo en aquellos casos en los que la pieza dañada se encuentra en el borde de las encías. El diente se afloja utilizando una herramienta, llamada “elevador” y luego se quita con el fórceps.

En el caso de la extracción quirúrgica, este procedimiento es necesario cuando el diente no brota de o directamente está roto debajo del borde de las encías. Además, cuando la pieza está tan erosionada que no es posible utilizar el fórceps.

Este tratamiento es necesario también situaciones más graves, tales como raíces largas, curvas o enredadas o exceso de hueso alrededor del diente.

La extracción más conocida por todos es la de la muela de juicio, la cual debe quitarse porque pueden dañar a la dentadura o desalinear al resto de las piezas. En la mayoría de los casos, es un procedimiento simple, que apenas incomoda al paciente.

Es preciso señalar que, en cualquier caso, los cuidados que tomemos luego del tratamiento son fundamentales para no tener inconvenientes a futuro. En general, las recomendaciones de los dentistas son mantener una buena higiene y evitar, durante los primeros días, masticar alimentos duros.

Puedes confiar en nosotros para llevar a cabo todo tipo de extracciones dentales porque contamos con profesionales especializados en estos procedimientos y que, además, son sumamente cuidadosos.

Blanqueamiento dental

Sin duda, todos queremos tener una sonrisa radiante. Y para ello, muchas veces necesitamos llevar a cabo un blanqueamiento dental, a cargo de verdaderos profesionales, que nos deje los dientes blancos y brillantes.

No solo es un procedimiento importante para vernos espléndidos, sino que una dentadura amarillenta o con mucho sarro puede traernos problemas de salud en el futuro, además de dar una imagen sucia y desprolija hacia las personas con las que tratamos.

El blanqueamiento dental tiene como objetivo eliminar todas las manchas externas de los dientes, causadas, en la gran mayoría de los casos, por los pigmentos contenidos en los alimentos y bebidas y, para los fumadores, por el tabaco.

Son estos restos de cigarrillos y comidas los que hacen que la dentadura se manche y aparezca sarro. Para evitar que estos problemas aparezcan, es necesario llevar a cabo un procedimiento de estas características, que sea capaz de llegar a los lugares de la boca en donde se alojan estas sobras.

Hay personas que creen que, para blanquear los dientes, solo basta con cepillarse los dientes después de cada comida con un producto de máxima calidad y evitar fumar y el consumo de determinadas comidas y bebidas.

Pero la realidad es que, para la gran mayoría, no basta, por diferentes razones. En estos casos, es imprescindible un tratamiento a cargo de profesionales para tener una dentadura perfecta.

El tratamiento que llevamos a cabo en nuestra clínica consta de la aplicación de un agente blanqueador, a base de peróxido de hidrógeno al 35%. Antes, realizamos una profilaxis adecuada para revisar que la cavidad oral esté sana. Luego, aislamos la zona a tratar para evitar el contacto del producto con los tejidos periodontales.

Este es el método más eficaz para lograr excelentes resultados con un blanqueamiento dental y, por eso, es el que han adoptado los profesionales de la institución.

Brackets

Los brackets son todos aquellos aparatos fijos o removibles que se utilizan para alinear las piezas dentales y corregir mordeduras deficientes. El tratamiento va a depender de los problemas del paciente y también de sus preferencias.

En este último punto, cabe señalar que en los últimos años han aparecido aparatos con características y colores especiales, los cuales son más estéticos que los tradicionales metálicos.

Utilizar brackets es muy importante para la salud, no solo para lograr una sonrisa perfecta, si no también para evitar la proliferación de enfermedades e infecciones, tales como caries y pérdida de piezas dentales.

Hasta hace muy poco, eran los adolescentes quienes más utilizaban estos aparatos, pero en los últimos años, afortunadamente, son cada vez más los adultos que se animan a usarlos para corregir problemas en la dentadura.

Existen tres tipos de brackets:

  • Metálicos: se trata de los clásicos aparatos, los cuales son altamente efectivos para corregir defectos y acomodar las piezas.
  • Estéticos: fabricados en porcelana o zafiro, se los llama “estéticos” porque pasan bastante desapercibidos.
  • Linguales: son los más estéticos porque son invisibles a simple vista, siendo de los más elegidos en la actualidad.

¿Quieres ponerte brackets para mejorar tu dentadura?, ¿Tus hijos necesitan aparatos? No tiene nada de qué preocuparse porque nuestros dentistas tienen amplia experiencia en su colocación, tanto en niños y adolescentes, como así también en adultos.

Implantes

La caída de piezas dentales es algo que a nadie le gusta porque es antiestético y, además, puede traer problemas para la salud bucal. La falta de cuidados, el paso del tiempo, infecciones, enfermedades, un golpe duro… En fin, son varias las razones por las que podemos llegar a necesitar de un implante.

Se trata de elementos metálicos que se ubican quirúrgicamente en los huesos maxilares, debajo de las encías. Una vez colocado, es factible que el dentista ponga coronas o puentes fijos para poder reemplazar el diente.

El objetivo es que el implante se fusione con el hueso mandibular para proporcionar así un soporte estable para la pieza artificial. Además, es importante que las prótesis y puentes no se deslicen ni se corran en la boca para asegurar que el paciente pueda masticar y hablar sin problemas.

Para no tener problemas con el tratamiento, es fundamental tener las encías sanas. También, debe examinarse el hueso para observar que esté en condiciones de soportar el metal. El procedimiento se lleva a cabo con anestesia, razón por la cual no supone dolores para la persona. Sí puede tener pequeñas molestias durante los primeros días post operación.

El paciente debe asumir el compromiso de mantener sano el implante, llevando adelante una higiene bucal meticulosa y visitando al odontólogo regularmente. De lo contrario, es posible que el tornillo se deteriore rápidamente.

¡Reserva tu hora!

Está claro que tenemos un equipo de profesionales capacitado para llevar a cabo todo tipo de tratamientos odontológicos, razón por la cual te invitamos a contactar con nosotros y reservar un turno para un primer chequeo sobre tu salud bucal.

¿Tiene alguna consulta?

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Ir arriba
Open chat